Crostata de Centeno y Garbanzo con Fontina

La crostata es una tarta italiana que se toma como postre. Tradicionalmente se prepara doblando los bordes de la masa sobre el relleno de mermelada, creando un aspecto más «rudo» en lugar de un círculo perfecto.

Cuando se combinan las harinas de centeno y garbanzo, como en la corteza de esta deliciosa crostata, la textura es a la vez apetitosa y tierna. Es un buen compañero para el relleno dulce y sabroso de fontina, cebollas caramelizadas, jamón serrano e higos. La harina de centeno es bastante absorbente, por lo que la masa se refrigera un par de veces durante la preparación. Las crostatas son a menudo de forma algo libre y, por lo tanto, de apariencia rústica.

crostata
crostata

Producir: 6 raciones
Tiempo de preparación: unos 45 minutos más 2 horas de refrigeración sin supervisión
Duración: 3 a 4 días

Ingredientes

Masa de crostata

  • ⅔ taza de harina de garbanzo
  • ⅔ taza de harina de centeno oscuro
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada de crema
  • 1 cucharadita de miel
  • 4 onzas de mantequilla fría sin sal, cortada en cubos
  • 2 cucharaditas de jugo de limón recién exprimido

Relleno de la crostata

  • 1 ½ cucharadita de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de mantequilla sin sal
  • 5 onzas de cebolla finamente rebanada
  • .2 onzas de ajo picado
  • .1 onza de tomillo fresco picado
  • 3 onzas de queso fontina, rallado
  • 4 onzas de higos de misión negros secos
  • 2 onzas de prosciutto en rodajas finas
  • ½ cucharadita de sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 huevo, mezclado con 1 cucharada de leche o crema, para untar sobre la corteza

Preparación

  1. Para la corteza: En un robot de cocina equipado con una cuchilla de acero, combine las harinas de garbanzo y centeno y la sal; pulso para mezclar. Agregue la mantequilla y presione en trozos de 1/4 de pulgada.
  2. En un tazón pequeño, mezcle el huevo, la crema y la miel; agregar a la mezcla de harina y pulsar hasta que la masa se parezca a una harina gruesa. Agrega el jugo de limón y pulsa unas cuantas veces más hasta que la masa comience a juntarse. Gire sobre una tabla enharinada y amase brevemente hasta formar un disco. Cubra con una envoltura de plástico y refrigere por 2 horas o toda la noche.
  3. En un espacio de trabajo enharinado, pergamino o Silpat, enrolle la masa en un círculo de 12 pulgadas. Transfiera a una sartén de gelatina y refrigere mientras prepara el relleno.
  4. Para el relleno: En una sartén grande, caliente el aceite y la mantequilla a fuego medio-alto hasta que estén calientes. Agregue las cebollas, revolviendo para separar los trozos, y cocine por unos 2 minutos. Reduzca el fuego a medio-bajo y saltee hasta que las cebollas estén doradas, de 20 a 25 minutos, revolviendo con frecuencia. Agregue el ajo y el tomillo y deje enfriar; revuelva con el queso.
  5. Precalienta el horno a 400 grados. Saca la masa del frigorífico.
  6. En un procesador de alimentos, pique los higos y el jamón serrano en trozos pequeños; esparza uniformemente sobre la corteza, dejando un borde de aproximadamente 1 ½ pulgada. Cubrir con la mezcla de queso-cebolla y doblar la costra sobre el relleno, plisando la masa. Unte la masa con la mezcla de huevo.
  7. Transfiera al horno y hornee hasta que estén doradas, aproximadamente 20 minutos. Retirar y dejar reposar durante 15 minutos antes de cortar.

Deja un comentario