Cocinar en familia

Cocinar en familia
Cocinar en familia

Una receta para aprender: seguridad familiar, nutrición y cocina

La cocina, con todas sus superficies calientes y aromas agradables, puede ser tanto un lugar fascinante como peligroso, especialmente para los niños pequeños. Esto ciertamente no significa que la cocina deba estar fuera de los límites. Los niños en edad preescolar tienen mentes en crecimiento, lo que les facilita el aprendizaje de nuevos conceptos. El tiempo que pasan en la cocina en familia es una gran actividad de unión que pueden apreciar tanto los adultos como los niños. La Dra. Mary Zurn, vicepresidenta de educación de Primrose Schools, dice que el tiempo en la cocina puede ser una excelente manera para que las familias recuperen un tiempo familiar perdido, pero valioso.

No cabe duda de que la cocina suele ser el principal lugar de reunión del hogar. Además de ser un gran lugar para aprender, las familias pueden reunirse y pasar un tiempo de calidad esencial. “Los niños también pueden desarrollar un sentido de responsabilidad al compartir las tareas diarias”, dijo el Dr. Zurn. Aproveche este tiempo para incluir a sus hijos en las tareas diarias de cocina mientras se asegura un ambiente seguro para que aprendan y crezcan.

Involucrar a los niños, incluso a los niños en edad preescolar, puede ser beneficioso de muchas maneras. Tareas simples como mezclar masa o enrollar masa ayudarán a desarrollar la coordinación ojo-mano de un niño. Sin embargo, también se les puede enseñar a los niños habilidades como seguir instrucciones, asumir responsabilidades y aprender a administrar el tiempo. Además de las habilidades básicas y complejas, a los niños también se les pueden enseñar conceptos nutricionales. Cocinar u hornear es una manera fácil para que los niños aprendan la importancia de comer sano.

Los padres pueden hacer de la cocina un ambiente divertido y seguro si usan los siguientes consejos compartidos por Primrose Schools:

Establecer reglas de seguridad

Los niños de todas las edades siempre deben ser supervisados ​​cuando trabajen en la cocina y nunca debe pasarse por alto darles un conjunto de reglas a seguir. Asegúrese de que se laven bien las manos antes y después de manipular alimentos para que no se propaguen los gérmenes. Asegúrese de que sepan qué pueden tocar y qué no. Esto dependerá tanto de su edad como de sus habilidades en la cocina. Cuando trabaje con sus hijos, asegúrese siempre de que todas las ollas y sartenes tengan sus mangos hacia adentro mientras estén en la estufa, ya que no quiere correr el riesgo de que se golpeen y derramen contenido caliente.

 

Mantenga a los niños comprometidos productivamente

Piense en las tareas que sus hijos podrán hacer por sí mismos. Incluso los trabajos más simples, como mezclar ingredientes, extender la masa y agregar chispas a los cupcakes, pueden generar un sentimiento de logro y orgullo en sus hijos. Los niños que no pueden realizar estas tareas también pueden participar de diversas formas. Para los bebés, nada es más divertido que tener algunas ollas y sartenes y una cuchara para golpearlos. Las tazas medidoras también son un instrumento de cocina seguro para que los niños pequeños las usen o déles un batidor y muéstreles los movimientos que harían en el tazón si estuvieran mezclando masa. Incluirlos y hacerlos ser parte de la experiencia seguramente los alentará a participar activamente cuando tengan la edad suficiente para hacerlo.

Aumente gradualmente el nivel de habilidad de sus hijos

Hay muchas cosas que se pueden enseñar en la cocina, desde contar ingredientes, seguir recetas y usar varios utensilios. Asegúrese de comenzar con los conceptos básicos, como mezclar, y gradualmente ir avanzando hacia habilidades más complicadas como cortar.

No pierdas de vista la diversión

Todos sabemos que cocinar es un negocio complicado, incluso para los más experimentados. Si su hijo termina derramando algo inevitablemente, no se estrese ni se enoje. Enséñeles los medios adecuados de limpieza y conviértalo en una actividad familiar divertida. Y, hagas lo que hagas, ¡asegúrate de felicitar y elogiar a tus asistentes de chef!

Convertir una tarea de todos los días en un momento memorable compartido con su hijo es algo para apreciar. Cocinar es algo que hacemos todos los días y, de lo contrario, perderíamos tiempo en familia. ¡Así que tenga en cuenta estos consejos, agarre a sus hijos y comience a cocinar!

.

Deja un comentario